Super User

Super User

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 13:10

Arquitectónico religioso

Santuario de Nuestra Sra. de La Cuesta (siglo XVII)

Se trata de un edificio de planta rectangular, ábside cuadrado y una sacristía adosada al muro sur. En su fachada norte se abre un pórtico con dos columnas de fuste circular y capiteles con decoración vegetal, que enmarca la puerta de ingreso realizada en arco de medio punto con grandes dovelas. En el muro oeste se eleva la espadaña con doble tronera rematada por un frontón que culmina en pináculos laterales y cruz de piedra central. En el interior destaca el retablo barroco y una pila bautismal románica procedente, posiblemente de la desaparecida ermita primitiva que databa al menos, del siglo X

Iglesia parroquial de San Vicente Mártir, (siglo XX)

Data de los años 1916-1918, se debe al arquitecto Leonardo Rucabado. De estilo neoherreriano. Lo más interesante de su interior es el Cristo en bronce de Victorio Macho, fechado en 1926, tres retablos barrocos, dos cuadros de época y la pila bautismal que data del año 1751.

Santuario de Nuestra Señora de Las Caldas (siglo XVII)

Sus origines se remontan a la Edad Media. En 1604 el Concejo de Barros cede la ermita que allí se situaba a los dominicos del convento Regina Coeli. El interior de Santuario alberga una talla sedente de la Virgen de Las Caldas, del S. XIV y otra de la Virgen con el niño entregando el rosario a Santo Domingo. Es de destacar una serie de cinco tablas flamencas, atribuidas al "maestro de Santa Gúdula", del siglo XV, Así como un conjunto de retablos barrocos, de estilo churrigueresco

El resto del patrimonio religioso lo componen: San Miguel, San Cipriano y San Ramon en Los corrales de Buelna, San Roque (S. XX) en Somahoz; La Virgen de la Rueda (S. XVIII) en Barros, San Mateo (s. XVIII) en San mateo, y San Martín y Los Remedios (S XVII) en Coo, Ntra. Sra. De Las Caldas (S. XVII) en Las Caldas de Besaya

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 13:10

Arquitectónico civil

Una muestra del Patrimonio arquitectónico del Municipio de Los Corrales de Buena son:

Casona de La Hospedería, siglo XVII

Situada en la Calle San Jorge, actualmente Centro Social La Rasilla. Su fachada principal se encuentra alterada por remodelaciones posteriores que han hecho desaparecer la balconada típica. Lo más representativo de este edificio son las ventanas de sillería con casetones rehundidos situados en el hastial izquierdo, sobre una de ellas aparece un friso con decoración de florones y motivos geométricos.

Palacete de los Bustamante, primera mitad del siglo XX

Situado en la Calle Real. Es de planta cuadrada y posee tres alturas. La fachada principal presenta un pórtico de columnas sobre el que se sitúa la terraza. La cubierta es de tipo mansarde, y las ventanas que se abren en ella están rematadas por frontones triangulares. Los vanos y esquinales se resaltan con sillería almohadillada.

Palacio de los Condes de Mansilla, siglo XVII

Situado en la Calle San Jorge. En la portalada de acceso se abre un arco rebajado, está blasonada con el escudo de armas de Ceballos y Quijano y rematada con una cruz latina.

En el palacio destaca la torre cuadrada en el extremo sudoeste y los balcones de hierro forjado. En la fachada sur un soportal sostiene las dos solanas con balaustre de madera torneada. Presenta dos escudos, uno situado en lapachada norte con las armas de Ceballos y rasilla y otro en el cortavientos con las armas de Prieto.

Posee una capilla de estilo barroco en su interior, en la que destaca el arco de la portada decorado con casetones y el escudo con las armas de Ceballos.
Fue declarada Bien de Interés Local en diciembre de 2001.

Portalada de ILLerías, siglo XVIII

Situada en el parque de La Rasilla. Realizada en sillar, presenta un arco rebajado sobre el que se sitúa el escudo. Aparece rematada con decoración de bolas herrerianas, pirámides y una cruz

Casona de José María Quijano, siglos XVIII-XIX

Situada en el parque de la Rasilla. Destaca la portalada de acceso en la que se abre un arco con dovelas decoradas con florones sobre el que se sitúa el escudo de la familia. Está rematada por pirámides y bolas herrerianas. Posee dos capillas: La Capilla de San Juan (1898) que se encuentra adosada al ángulo noroeste y la Ermita de Ntra Sra de la Concepción, situada en el interior de la finca.

Casa Pilatti, principios del siglo XX

Se trata de una construcción de estilo neotradicional, de planta pentagonal. Destaca su fachada principal en chaflán y con mirador, el balcón en forma de púlpito de la fachada norte y los tres escudos con las armas de los Ceballos en las fachadas sur y norte.

Palacete de los Mazarrasa, principios del siglo XX

Edificio neotradicionalista que desde 1990, alberga la Casa Consistorial de Los Corrales de Buelna. Presenta un cuerpo cuadrangular de dos plantas que imita los palacios montañeses del siglo XVII y una torre prismática de tres pisos, con solana entre cortavientos en el superior

Además, el Patrimonio civil arquitectónico de Los Corrales de Buelna, Somahoz, San Mateo, Barros y Coo cuenta con Casonas, Portaladas, Casas montañesas y Casas solariegas del siglo XVII al XX.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Calzada Romana

Todavía hoy se conserva en Los Corrales de Buelna, más concretamente en Monte Fresneda, sobre el barrio de La Contrina, un tramo muy bien conservado de la antigua vía romana que unía Pisoraca (Herrera de Pisuerga) con Portus Blendium (Suances). Este tramo, de 2 kilómetros de recorrido lineal se asienta sobre el paso natural que une los valles de Cieza y Buelna; en él se conservan 629 metros con el característico firme empedrado de las calzadas romanas.

Su antigüedad se remonta a finales del siglo primero antes de cristo; seguramente fue construida una vez concluidas las "Guerras Cántabras", siendo empleada como instrumento de control del territorio y romanización. Desde entonces fue utilizada como vía de acceso a la meseta hasta que en 1753 se construyo el Camino Real.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Balneario de las Caldas

Situado a 4 km de Los Corrales de Buelna, este balneario lo forman siete manantiales que lo alimentan entroncado a orillas del río Besaya. El Balneario tiene unos dos mil años de antigüedad. Aún antes de que los romanos utilizaran sus Aguas, ya hay indicios de que éstas habían sido utilizadas por los celtas. Los interiores reflejan la grandeza de otros tiempos y sus dormitorios todavía transmiten un ambiente evocador.

Se trata del balneario de aguas medicinales más antiguo de Cantabria. Su entorno e instalaciones le convierten en un gran centro de reposo.

Indicaciones terapéuticas: Sistema nervioso (relajante, antiestrés, recuperación funcional), reumatismo (subagudos y crónicos del tipo de artrosis, artritis,, gota), sistema urinario (hiperuricemias, urolitiasis), sistema digestivo (colon, dispepsias, gastritis, hiperclorhidrias, úlcera gástrica o duodenal, hernia de hiato), respiratorio (asma, bronquitis, rinitis, sinusitis), tratamiento dermatológico

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Leguarios

Existe un viejo camino, antaño trajinero, que atravesando el Valle de Buelna permitía desde tierras adentro y hasta nuestros puertos pesqueros, acarrear las mercancías que habrían de exportarse allende los mares y que según su naturaleza fueron dando nombre a esta senda, viniendo a llamarse "Camino de las harinas", "Camino de los vinos" o "Camino de las lanas".

Trasiego de mercaderías en esta entrañable ruta, no es difícil imaginarlas en un pasado cruzada por humildes caballerías de mulas que al paso se contraen, aligeran y desaparecen, llenándose en su devenir de tierras rojizas o amarillas: adelante, despacio; cruzando sin cesar..,alejándose en este viejo camino que el 15 de noviembre de 1753 habría de alcanzar el merecido nombre de Camino Real. Recuerdo de aquel entonces y situado en la actualidad junto a la ermita de Nuestra Señora de la Rueda se encuentra el denominado Leguario, mojón cuya inscripción "SEIS LEGUAS Y MEDIA" se encargaba de indicar al viajero la distancia que le separa de la capital de Cantabria. Otros dos mojones situados en Pie Bandera y a orillas del regato Rumiales en Las Caldas de Besaya se unen al anterior para, atravesando el tiempo, ofrecerse como eternos guías de los caminantes.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Estelas Gigantes

Estelas de Barros

Las dos estelas de Barros están realizadas en piedra arenisca de fácil labra y su decoración es similar y consiste en su cara A en una sucesión de franjas circulares concéntricas, la exterior decorada de ¿dientes de lobo¿ o rayos solares, según diversas interpretaciones.

El espacio interior, se decora con una cazoleta rodeada de cuatro motivos en ángulo, rehundidos rematados en sus bordes con cazoletas más pequeñas y la cara B es exactamente igual salvo que los cuatro motivos en vez de ángulos son redondos, si bien difiere el número de ¿dientes de lobo¿ o rayos de solares en ambas caras y en ambas estelas.

Estelas de Lombera

Las de Lombera realizas en el mismo material, son ligeramente más pequeñas si bien la diferencia con las de Barros se centra en su cara A el motivo central de la existencia de cinco flechas radiales lanceoladas curvadas a izquierda que parten de una cazoleta central, rodeadas por dos fajas circulares y en su cara B presenta una cazoleta central rodeadas de un anillo al que rodean radialmente seis segmentos circulares y a su vez rodeado de dos fajas concéntricas, todo ello en bajo relieve.

La otra estela presenta en su cara A una cazoleta central rodeadas de cinco flechas radiales, curvadas a derecha y lanceoladas en sus extremos, siendo rodeado todo el conjunto circundado por una sola faja en bajo relieve. En su cara B como elemento central figura una cazoleta rodeada de cuatro segmentos circulares y rodeando todo el conjunto tres fajas concéntricas. Bordeando esta cara hay grabadas dos líneas onduladas que se identifican como la representación de dos ofidios.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Edad Moderna y Contemporánea

En el siglo XVII tienen lugar importantes movimientos demográficos en todo el norte peninsular y, como no, en nuestro valle. Si inicialmente la comarca pierde población al marcharse muchos de sus mozos, posteriormente y como si fuera una compensación, en muchos de sus pueblos comienzan a construirse palacios y amplias casonas solariegas. Esta experiencia de desahogo económico se debe mayormente a la llegada de plata de la indias.

Ejemplos significativas son el Palacio-casona del Conde Mansilla, el de Ceballos en Barros o las casonas de Ceballos y Melchor en Cóo.

Es también en este silo cuando se inicia la fundación de escuelas de primeras letras. Uno de los elementos más representativos de esta época es auge de los molinos maquineras.

Construcciones que muestran un auge importante del trasiego de mercancías, especialmente cereales, camino de la costa.

Un indicativo de la importancia que tomó esta vía de comunicación en esta época se refleja en las señalizaciones que instalaron. Hasta nuestros días han llegado algunos vestigios de ellas. Este es el caso de los dos leguarios existentes en el municipio, que datan del año 1.753.

Su localización se sitúa junto a la ermita Ntra Sra de la Rueda (Barros) y en las inmediaciones del cuartel de la Guardia Civil (Los Corrales) en el primero se señala una distancia a Santander de 6 leguas y media y en el segundo siete leguas.

Hasta la implantación del sistema métrico decimal, el 1 de julio de 1880, la legua era una de las unidades de longitud más utilizadas, su equivalencia era de 5.572 metros por legua.

Sobre el nombre de Los Corrales no se conocen datos anteriores al año de 1333. De las hipótesis más verosímiles está la creencia de que el patronímico es debido a la existencia de corrales de ganado que los habitantes de Lobao tenían en el valle para su uso durante el invierno. Como se puede apreciar, si esto fue así, mucho han cambiado las cosas desde entonces: hay quien asegura que en eta zona del valle los únicos grupos de población se situaban en Lobao, Lombera y San Andrés.

Lobado formaba una entidad bien definida, ya que en el empadronamiento efectuado en 1680, se cita al cura del lugar de Lobao, cuya parroquia regía en aquel entonces D. Pedro Saiz de Arce. La iglesia era la heredera del anterior Monasterio de San Martín ya mencionado en el siglo X. Estas construcciones, en estado ruinoso con el paso del tiempo han aportado sillerías losas a la construcción casonas a principios del s. XX. En 1980 durante las excavaciones realizadas en un huerto próximo, se desenterró su pila bautismal junto a dos grandes cruces grabadas en piedra.

Casonas

La variedad que contiene el Valle de Buelna tanto en casonas montañesas de los siglo XVI al XIX, como palacios, portaladas timbradas y escudos heráldicos, lo convierten en uno de los más atrayentes de nuestra región, sobrepasando el centenar el número de escudos existentes en la actualidad dejando entrever su rico y esplendoroso pasado.

No existe pueblo, aldea, o barrio que no cuente en su entorno con una bella muestra de ese tiempo pretérito. Se cita la portalada y el escudo del Palacio de la Cava, casa principal de los Cevallos, hoy Palacio de los Condes de Mansilla, del siglo XVII en los Corrales de Buelna.

Perteneciente también al apellido de Ceballos, existe en el pueblo de Barros un magnifico conjunto de Casa-Palacio-Capilla y Portalada, todas ellas timbradas con las armas de la familia y alianzas perteneciente al siglo XVIII. En el entorno del Parque de La Rasilla de Los Corrales de Buelna, encontramos otras tres estupendas portaladas del siglo XVIII, todas ellas timbradas con magníficos escudos de armas y pertenecientes a los apellidos: Bustamante, Quijano y Gutiérrez del Castillo.

En Somahoz puede verse una casona montañesa timbradas con las armas de Fernández del Castillo-Bustamente.

La arquitectura de los siglos XVIII y XIX también ha dejado buenos ejemplos, sirvan de muestra los solares de la familias Quijano, Oriol Bustamante , Pilatti, y Gutiérrez Mata, todas ellas en el entorno del parque de La Rasilla.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Edad Media

De esta etapa histórica es la primera cita documental de nuestro valle, el entonces conocido Val de Olna. En el año 968 aparece señalado como parte de los privilegios del Monasterio de San Millán. Una década más tarde y con motivo de la fundación de la abadía de Covarrubias por los condes de Castilla Garcí Fernández y Aba, vuelve a hacerse referencia documental- En uno de los documentos se dona el Valle de Olna, como dote de su hija primogénita Dña Urraca al tomar los hábitos como religiosa. Con este motivo, el nuevo Infantado pasaba a ejercer la propiedad de los distintos lugares de culto existentes en ese momento: San Martín de Lobao, San Julián de Barros, San Cipriano y Santa María de Los Corrales, San Andrés y San Román de Somahoz, Santa María de la Cuesta,.

A lo largo de varios siglos se mantuvo este dominio señorial aportando rentas importantes a la abadía. Tanto es así que, el padre Luciano Serrano, en un comentario a su edición del Cartulario del Infantado de Covarrubias, dice que se trata de uno de los territorios de mayor producto económico para la abadía, recaudando sus rentas a través del régimen del arrendamiento. Esto ocurría a mediados del siglo XIV, entonces el aprovechamiento de los monasterios, granjas, ermitas y vasallos (que son en Asturias, el Val de Olna), era entregado en renta por el abad a dos vecinos de Cieza y Campuzano; a cambio éstos entregaban una cantidad en metálico y otra en pan, vino, carnes y cebada para las bestias.

Pero no todo el Valle estaba bajo el mismo vasallaje; el lugar de San Mateo de Buelna dependía de la abadía de Cervatos y, por tanto, por gentes pagaban tributo a este monasterio mediante una cantidad de obradas y moneda; simultáneamente la villa de Cóo era de realengo.

El proceso de transformación desde el régimen señorial de abadengo (señorío eclesiástico) hasta el solariego (señorío aristocrático) se constata con una cierta claridad en la historia del valle de Buelna. Los primeros en tomar relevancia fueron los titulares de la casa de la Vega. Éstos detentaban un poder económico importante sobre el valle, a través del arrendamiento de los bienes de la abadía de Covarrrubias a mediados del siglo XIII. Así lo manifestaba Alfonso X "El Sabio" en una carta que en 1.269 dirigía al gobernador de la región. Según se indicaba en esta misiva, el arrendatario de estos bienes era D. Pero Lasso, padre del primer Garci Lasso.

A principios del siglo XV concretamente en 1.413 aparecen referencias a un personaje que marcó historia en el Valle, el famoso Pero Niño, Conde de Buelna. Este noble ya había conseguido una gran fama en el reino de Castilla pro sus acciones contra los corsarios en 1404 y si viaje a Inglaterra en 1.405

"La Crónica" de Don Pero Niño, escrita por su alférez, Gutiérrez Díaz de Games, narra con gran detalle las luchas contra los corsarios "que andaban robando por el mar de Levante" los viajes de su flota por las costas del Mediterráneo, recalando en la mayor parte de los puertos conocidos, el encuentro con el antipapa Luna o su ataque al puerto de Túnez, etc.

Como pago de sus servicios políticos y militares y el apoyo al condestable Alvaro de Luna en la batalla de Higuereule, recibió el título de conde de Buelna de manos de Juan II de Castilla. Sobre este hecho, en "La Crónica" se señala que se le ofreció el título de conde de Alva, antecesor del que hoy se conoce como ducado de Alba. Sin embargo, Pero niño prefirió la concesión del condado de Buelna, precisamente como consolidación de su dominio señorial, territorial y jurisdiccional en aquel valle.

Dentro de los bienes que a la muerte de Pero Niño recibirían sus herederos, figuraba el valle y el condado con la Torre-fortaleza de la Aguilera, la herrería, los términos solares y prados, pastos ríos y determinados tributos a lo largo del valle.

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Edad Antigua

El momento que se suele tomar para marcar el inicio de este período histórico es el de la aparición de la escritura. Por este motivo tomaremos como inicio de esta etapa histórica el momento en el que se desarrolla una cultura que da identidad de pueblo a los habitantes de esta zona geográfica. Una muestra muy significativa de esta cultura son las Estelas Gigantes: discos pétreos de culto al Sol y la Luna. Estos monumentos monolíticos se han fechado en torno al siglo II a.c. en plena Edad del Hierro. Es en este momento en el que se puede decir que este territorio estaba habitado por un pueblo con cultura e identidad propia: los cántabros. Su origen no está muy claro, pero se supone que es el resultado de la fusión de grupos celtas llegados en oleadas del centro del continente y la población autóctona.

Varios son los vestigios que sobre esta etapa se localizan en el Valle de Buelna e incluso en el propio Término Municipal de Los Corrales de Buelna. Tanto los referentes al pueblo cántabro como los posteriores, ya en momentos de plena romanización, son elementos insignes de la Historia de Cantabria.

Las Estelas Gigantes de Lombera y Barros son, por su singularidad, objetos patrimoniales de primer orden. Tanto es así que una de ellas ha pasado a ser elemento del escudo regional. Otros vestigios muy importantes , son los restos de castros cántabros en las cumbres que rodean el valle. Monte Dobra y el Cueto.

Tras dos siglos de continua expansión por la Península, Roma se encuentra con los últimos baluartes ajenos al imperio de toda Hispana: galaicos, satures y cántabros.

Una vez concluida la conquista militar se iniciaba la conquista cultural y económica. Para ellos se inició la construcción de una vía de comunicación que atravesase la región, de sur a norte,(Calzada Romana). Junto a esta vía de comunicación a la altura de Las Caldas de Besaya, parece ser que existieron unas termas aprovechando la surgencia de aguas termales

Miércoles, 21 de Octubre de 2015, a las 12:10

Hermanamiento

LA HAYE-FOUASSIÈRE

En mayo de 1997 se realizó el primer viaje a Francia. Entonces 200 vecinos de Los corrales de Buelna se desplazaban a la localidad francesa para la firma del acta de hermanamiento entre los dos municipios, firma que en la población cántabra se ratificaba a finales de 1996. Desde entonces hasta día de hoy, este hermanamiento ha supuesto entre otras actividades, el intercambio habitual de vecinos de las dos localidades, participación en la vendimia francesa de jóvenes corraliegos, encuentros deportivos, culturales y educativos entro otros muchos.

El municipio de la Haye Fouassière está situada a 16 km al sur de Nantes. Es de antigua tradición rural ya que está situado en el centro de la viña del país de Nantes. Tiene una superficie total de 13.000 hectáreas dedicadas al Muscadet. La Haye Fouassière es una villa con una población aproximada de 3.300 habitantes. En el aspecto turístico la Haye Fouassière posee "La casa de los vinos" dedicado al Muscadet. Además el municipio está bañado por La Sèvre Nantaise, afluente del Loire que nace en Poitou y desemboca en Nantes

Mas información

 

 


Notice: Undefined variable: app in /home/corrales/public_html/portal/templates/yoo_moreno/warp/systems/joomla/layouts/pagination.php on line 12

Notice: Trying to get property of non-object in /home/corrales/public_html/portal/templates/yoo_moreno/warp/systems/joomla/layouts/pagination.php on line 12
Página 13 de 15